27 nov. 2009

el Hombre.


-“Hola, pasa...”- Sus manos tiritaban con impaciencia pero en su rostro se apreciaba una tranquilidad casi celestial, aún así me di cuenta del agotamiento físico y mental de aquel hombre.
- ¿Quería verme, señor?... – Apenas me salió la voz, su presencia me inspiraba un miedo casi irracional. Tuve que hacer un esfuerzo muy grande para que no se notara lo nerviosa que estaba. Lo notó igual.
- “No me digas señor, no me agrada y lo sabes”, - dijo sin despegar la mirada del suelo. Sentado en la camilla de exámenes, aquel hombre no tenía intenciones de demostrar que estaba completamente derrotado por el destino. Destino que sólo unos pocos conocían y muchos menos lograban comprender. Yo era una de aquellos, ignorante de la realidad que en ese minuto se extendía frente a mis ojos en forma de hombre, un hombre común y corriente que según las fichas médicas no superaba los treinta años de edad. – “Necesito un cigarro, ¿tienes?” – dijo haciendo un gesto con la mano que menos le tiritaba.
- Señor, las políticas…-
- ¡Al carajo las políticas! – Me calló secamente. Retrocedí dos pasos de forma inconsciente. Quería gritar, salir corriendo y largarme para siempre de ese lugar, pero estaba congelada, clavada al piso. El hombre se incorporó tratando de disimular su enfado. Sin embargo no fue capaz de mantenerse en pie pues estaba muy débil y volvió a caer sentado pesadamente en la camilla. – “Un cigarro… por favor” – volvió a decir, ahora con voz cansada.
- Lo lamento, señor…- Alcancé a decir, venciendo la inercia y el pánico, dando la vuelta y retirándome de la sala, escapando de aquella situación. Si fuera un hombre “común”, como dicen las fichas médicas y los registros de las carpetas, no me sucedería esto, me plantaría ante él con mi habitual confianza y no saldría corriendo como niña asustada. Había algo en él, lo percibía, algo oscuro y perturbador. Y me aterraba.

8 comentarios:

  1. Nice!!!, falta el final pero esta buenísimo, falta su ending no más, saluts.

    ResponderEliminar
  2. No puedes siquiera imaginar...

    Voy a pensar si vuelvo a escribir algo.

    ResponderEliminar
  3. mmmmmmmm.... vaya vaya, creo ke esta historia la conosco...

    Hace bien sacarte las cosas, aunke sean tipo anecdotas ^.^

    Besines ^.^

    ResponderEliminar
  4. lol, que pasó?
    me perdí, te enojaste?
    es que pensé que seguía la historia

    ResponderEliminar
  5. Disculpame Sawita, amiga, necesito sacarme estas cargas, necesito vomitar toda la mierda, no te molestes, por favor. Hay días que no puedo pensar en otra cosa, me persigue y no me deja tranquila, está sobre mí y es demasiado. Ayúdame con esta terapia. Por favor.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta, me gusta, el único fallo que le pondría es que me dió la impresión de que se repite mucho la palabra "hombre" por lo demás estupendo ;) Tú también te has ganado una seguidora

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Lilith por tus palabras y tienes toda la razón. Te agradesco mucho el aporte.

    ResponderEliminar
  8. mi niña, esta super bien ke botes toda esa mierda, hazlo mediante tu blog o como lo desees, lo más importante es tu bienestar mental ^.^

    Para mi él, ya no es tema... yo encantada en ayudarte mi niña


    Besos -3-

    ResponderEliminar