14 dic. 2010

Partida/Comienzo


Pasaron algunos minutos antes de tomar la decisión. Se dirigió hacia el señalado rincón, enfundó su arma y dejó la habitación sin cerrar la puerta. Segundos después dejaba el hotel caminando sin volver la mirada.

Al llegar a la primera esquina, alzó la vista y lo que parecía un día soleado, no era tal.